Acostumbrados a escuchar música de cualquier manera, con calidades poco decentes, desde el móvil, desde el coche o en muchos bares, es normal pedirle a nuestros equipos en casa algo más, bueno… mucho más. Para ello ya no es suficiente con adquirir un equipo de música cualquiera, necesitamos que este equipo tenga un apellido que suba su categoría, necesitamos un equipo HIFI. 

HIFI

Amplificador Marantz PM14S1 color oro

El sonido HIFI (o de alta fidelidad) nos ofrece un audio con la mejor calidad posible. No, no es un engaño de ventas, es una realidad por la que trabajan las mejores marcas de audio y con la que pretenden superarse unas a otras. De esta lucha de calidad los auténticos beneficiarios somos nosotros, los amantes de la música y del cine que queremos que nos lo pongan fácil para disfrutar del mejor audio de una manera sencilla en nuestro hogar.

Por supuesto, para conseguirlo hay niveles: podemos adquirir un altavoz con sonido HIFI, o añadirle un amplificador que lo haga más HIFI, o incluso una barra de sonido o todo un conjunto de home cinema. Cuantos más dispositivos añadamos mejor será el sonido conseguido. Claro está, antes hay que tener en cuenta el espacio que tengamos en casa y el poder adquisitivo que queramos invertir, aunque económicamente hay tantas marcas buenas actualmente en el mercado que podemos buscar una de buena calidad a un precio muy asequible.  

La importancia del formato para un sonido HIFI

¿Toda la culpa de nuestro sonido HIFI es del equipo adquirido? Claramente NO. Hay otros factores que influyen en el resultado del sonido final, uno muy importante el formato de audio. 

Por ejemplo… no es lo mismo un vinilo que un CD. ¿El CD suena mejor? La respuesta más correcta sería que suenan diferente.

HIFI

Tocadiscos Dual CS 460 color Nogal

Un nostálgico de la música de los 70 seguramente preferirá escuchar un buen tocadiscos con un sonido más sucio pero a la vez más romántico. Un sonido analógico que no puede ofrecer la alta fidelidad de un CD digital. 

Tampoco es igual un archivo en formato WMA o MP3 que un formato WAV, este último con menor compresión y, por lo tanto, mayor calidad de audio. Aquí tendremos en cuenta que cuando mayor calidad, mayor espacio de almacenamiento ocupado. 

Si reproducimos un audio excelente en un equipo mediocre obtendremos un sonido regular. Y, de la misma manera, si disponemos de un equipo excelente pero le incluimos un archivo regular, el audio será pobre. 

Conclusión: Si queremos audio del bueno, hagámonos con un equipo de calidad y no le pongamos barreras.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies